Posteado por: quedateavivir | enero 31, 2012

LA GOLOSA LIBÉLULA DE DEHESA DE ROMANOS

El obrador de pastelería La Golosa Libélula, ubicado en Dehesa de Romanos, ha recuperado algunas recetas de las abuelas palentinas, como los ‘tortos’, unas pastas de aceite de oliva, y otras pastas de manteca con mucha aceptación entre los consumidores.
Además, esta pequeña empresa «unipersonal», regentada por Belén de Blas, empezará a elaborar en la próxima campaña de verano unos empiñonados, en recuerdo a la procedencia de esta pastelera, que es oriunda de Valladolid. De Blas ha destacado la calidad de «unos productos de primera» que elabora sin conservantes y sin aditivos, una decisión que «a la larga» le ha perjudicado, ya que los consumidores no valoran tanto lo inmediato y prefieren productos con más caducidad, según confiesa.
La Golosa Libélula nació en diciembre de 2008 tras la decisión de Belén de Blas de regresar de Barcelona, donde trabajaba en el sector de la hostelería, para asentarse en el medio rural y poder vivir en la naturaleza. El nombre de la empresa trata de aunar la referencia al dulce de sus productos con el de la libélula, un insecto goloso que había desaparecido de los campos de Castilla y que se ha recuperado.
Adscrita a los sellos Alimentos de Palencia , Artesanos de Castilla y León y Tierra de Sabor, marcas que le han dado «caché y prestigio» y han favorecido su presencia en más ferias, La Golosa Libélula se dedica a la elaboración de productos de pastelería. Algunos más característicos son los bizcochos de chocolate o de mantequilla, las magdalenas chocolateadas, las cocadas, rústicas, tortas y romanitas, además de tartas personalizadas y de encargo para diversos eventos, y magdalenas de miel de reminiscencia francesa, país en el que se formó De Blas durante un año y medio y del que ha traído también recetas para la elaboración de unas pastas de té con mucha mantequilla o trufas de chocolate.
El obrador palentino ha ampliado su oferta de productos y ofrece también pastelería salada, con empanadas, quiches y canapés, además de pan de centeno y de espelta –una variedad de trigo antiguo que se dejó de producir que aporta muchos nutrientes y que se conserva durante cinco o seis días– o un yogur artesano a partir de leche de oveja churra del que hace unos 50 litros cada semana.
De Blas también plantea la existencia de otro proyecto ideado por cuatro mujeres de la comarca palentina que han pensado en constituir una cooperativa para sacar adelante una panadería ecológica. No obstante, el proyecto está parado ante la imposibilidad de encontrar un obrador en la zona, bien en venta o en régimen de alquiler, para elaborar el pan.
Según recoge Europa Press, Belén de Blas lamenta que, tras visitar diez obradores en localidades como Guardo, Cervera de Pisuerga o Aguilar de Campoo, no hayan encontrado un lugar para la elaboración del pan ecológico con harina tamut y espelta, principalmente por las reticencias de sus propietarios. «No piensan en una visión comercial», lamenta Belén de Blas, quien insiste en la ilusión de estas cuatro mujeres por sacar adelante el proyecto, para lo que ya se han formado a través de un curso de pan financiado por País Románico.
Fuente: El Norte de Castilla
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: